Rubén Blades publica carta abierta a Edgar Crespo

Edgar-CrespoEstimado Edgar:

Nadie es perfecto. La primera vez que participé como cantante en 1975, con Ray Barreto, mi primer concierto fue en el Madison Square Garden. Estaba lleno, con 20,000 personas.
Cuando me toco cantar, por los nervios en la primera canción se me olvido parte de la letra. Me sentí mal pero continué y termine bien. La vergüenza me quedó en la cabeza dando vueltas, por semanas.

Eso fue hace 40 años, y hoy esa anécdota es mas vieja que tu. Leí los reportes en Panamá de tu presentación y como los sentí muy negativos hacia ti, decidí escribirte estas líneas que espero leas..

Cualquiera se cae, Edgar. Lo difícil es levantarse, y después, sostenerse. A todos nos ocurre, tarde o temprano. Durante mis cinco años en la secundaria en Panamá tuve que repetir materias, por mala nota.
Me fracasaron una vez en Música y otro año en Educación Artística. Eso no me impidió continuar.

No te preocupes por los que te critican hoy. Examina que ocurrió y haz lo necesario para que no te ocurra otra vez. No es fácil competir y menos internacionalmente. Pero saliste a defender a Panamá y clasificaste. Eso te lo agradezco, como panameño, como competidor que soy y como alguien que comprende la presión de tener que ejecutar con calidad siempre, no importa donde este, o en que situación.

Hay gente que pasa su vida gritando desde la comodidad del no hacer nada, hablando sin asumir la responsabilidad que implica el participar, el riesgo de actuar y equivocarse. No te descorazones. Aprende y mejora. Eres un ejemplo de los panameños que tratamos de hacer cosas, por sentir que debemos hacerlas.

Nunca es demasiado tarde para ser feliz, ni para hacer feliz a tu país.

Respetuosamente,

Rubén Blades