Hoja informativa: Colegios comunitarios sin costo de matrícula para estudiantes responsables

whitehouseEl día de hoy el Presidente revela la propuesta de La Promesa de Educación Superior en Estados Unidos a fin de que los estudiantes responsables reciban dos años de estudios gratis en un colegio comunitario, lo cual hace posible que terminen la primera mitad de una licenciatura y adquieran, sin costo alguno, las aptitudes necesarias. La propuesta exigirá que cada quien haga lo propio: los colegios comunitarios deben fortalecer sus programas y aumentar la cantidad de estudiantes que se gradúan, los estados deben invertir más en educación superior y capacitación y los estudiantes deben hacerse responsables de su propia formación académica, tener buenas notas y esforzarse por graduarse.

El programa se iniciaría en colaboración con los estados y tuvo su inspiración en los nuevos programas instituidos en Tennessee y Chicago. Se calcula que 9 millones de estudiantes se podrían beneficiar de esto, siempre y cuando los estados participen. Un estudiante de colegio comunitario de tiempo completo podría ahorrar un promedio de $3,800 en matrícula anual.

El Presidente también propondrá el día de hoy la creación de un fondo estadounidense de capacitación técnica para ampliar programas innovadores de capacitación técnica de alta calidad similares a los de Tennessee Tech Centers que cubren las necesidades de los patrones y ayudan a preparar a más personas que viven en Estados Unidos a que tengan trabajos mejor remunerados. Estas propuestas aprovechan los esfuerzos históricos que el Presidente ha hecho para lograr que las carreras universitarias sean asequibles y de calidad desde que asumió el cargo, entre ellas un aumento en el máximo de la beca Pell de $1,000 como ayuda para las familias de las clases media y trabajadora, la creación del crédito tributario de oportunidad estadounidense por $2,500, una reforma a los préstamos estudiantiles para eliminar los subsidios a los bancos e invertir para que la universidad sea más asequible y mantener en control las deudas de los estudiantes y la emisión de $2,000 millones en becas para conectar a los patrones con colegios comunitarios a fin de que desarrollen programas cuyo objeto sea que los estudiantes trabajadores consigan buenos empleos.

El plan del Presidente: Lograr que dos años de educación superior sean gratis al igual que la secundaria

Se calcula que para el año 2020 el 35 por ciento de las vacantes de empleo exigirán contar por lo menos con una licenciatura y el 30 por ciento requerirá un título universitario de 2 años o carrera trunca. El cuarenta por ciento de los estudiantes están inscritos en una de los más de 1,100 colegios comunitarios de Estados Unidos, las cuales ofrecen matrícula asequible, políticas de admisión abierta y ubicaciones convenientes.  Son especialmente importantes para los estudiantes que son mayores, trabajan, necesitan clases de recuperación o solo pueden estudiar medio tiempo. A muchos de ellos, estas les ofrecen programas académicos y una ruta económica para conseguir una licenciatura de cuatro años. También se encuentran en una posición privilegiada para colaborar con los patrones y crear programas de capacitación a la medida a fin de satisfacer las necesidades económicas de su comunidad, tales como enfermería, tecnología de la información, atención médica y manufactura avanzada.

La propuesta de La Promesa de Educación Superior en Estados Unidos iniciaría una nueva colaboración con los estados de la Unión para ayudarles a que exenten del pago de matrícula a estudiantes responsables que se inscriban en programas de alta calidad, y al mismo tiempo se promueven las reformas clave que ayudarán a más estudiantes a finalizar dos años de universidad por lo menos. Reestructurar la experiencia que es acudir al colegio comunitario, junto con inscripción gratis, podría generar aumento de las inscripciones, persistencia y transferencia de créditos y conseguir un empleo para el estudiante. A continuación se muestra lo que implicaría la iniciativa de manera más específica:

Aumento de responsabilidad para estudiantes y reducción del costo de asistir a la universidad para todas las personas que viven en Estados Unidos:Los estudiantes que asistan al menos medio tiempo, tengan un promedio de 2.5 en sus notas y tengan un progreso estable para finalizar su programa quedarán exentos del pago de matrícula. Estos estudiantes podrán conseguir la mitad de los créditos académicos que necesitan para estudiar una licenciatura de cuatro años o hacerse acreedores a una licenciatura de dos años o un diplomado que los preparará para un buen trabajo.

Formar colegios comunitarios de alta calidad:Se esperara que los colegios comunitarios ofrezcan cursos que (1) puedan transferirse por completo a universidades públicas locales de cuatro años, lo que dará a los estudiantes la oportunidad de conseguir la mitad de los créditos que necesitan para obtener la licenciatura de cuatro años o (2) sean programas de capacitación para un oficio con altas tasas de graduación y que se pueda conseguir un título o diplomado de gran demanda entre los patrones.   Otros tipos de programas no reunirán los requisitos para la exención del pago de matrícula.  Los centros de educación superior también deben adoptar reformas institucionales prometedoras que se basen en la experiencia, tales como los programas de estudio acelerado para carrera de dos años (ASAP en inglés) que se dictan en la City University de Nueva York y que exentan del pago de matrícula, ayudar a los estudiantes a pagar los libros y los gastos de transporte y les dan asesoramiento académico y horarios flexibles para satisfacer mejor sus necesidades, lo que resulta en mayores beneficios que se traducen en persistencia y finalización de los estudios.

Garantizar que se comparta la responsabilidad con los estados: Los fondos federales cubrirán tres cuartas partes del costo promedio del colegio comunitario. Se esperara que los estados del país que elijan participar aporten los fondos restantes necesarios a fin de eliminar la matrícula de la universidad para los estudiantes que reúnan las condiciones. Los estados que ya invierten y les cobran menos a los estudiantes podrán aportar menos; sin embargo, todos los estados que participen tendrán que aportar dinero. Además deben comprometerse a continuar con las inversiones existentes en educación superior; coordinar las escuelas secundarias, los colegios comunitarios y las instituciones entre cuatro años a fin de reducir la necesidad de regularización y repetir cursos, así como provisionar una parte considerable del dinero basándose en el desempeño y no solamente en el número de estudiantes matriculados. Los estados tendrán flexibilidad de usar algunos recursos en ampliar los programas de colegios comunitarios de calidad, mejorar la asequibilidad de ingresar a universidades de cuatro años y garantizar que los estudiantes estén listos para acudir a la universidad, todo ello mediante promoción e intervención en etapas iniciales de la escuela.

Ampliar la capacitación técnica para que la clase media consiga empleo. De manera adicional, para poder esparcir la disponibilidad de programas innovadores de alta calidad como los que existen en Tennessee y Texas, los cuales logran tasas de finalización de estudio y de empleo mejores que el promedio, el Presidente también propone la creación del fondo de capacitación técnica de Estados Unidos. Este fondo beneficiará a los programas con sólidas colaboraciones con patrones que incluyen oportunidades de aprendizaje en el trabajo, brindan capacitación acelerada y horarios flexibles para estudiar medio tiempo. Los programas podrían crearse dentro de los colegios comunitarios existentes u otras instituciones de capacitación. El punto de la propuesta de fondos ilimitados sería el de ayudar a trabajadores con alto potencial que perciben salarios bajos a que obtengan las aptitudes para trabajar en sectores en crecimiento con importantes cantidades de vacantes para la clase media que en los patrones locales tratan de ocupar, tales como el sector energético, tecnología de la información y manufactura avanzada. Este programa financiará los costos de creación de 100 centros y aumentará sus esfuerzos en los años venideros. Las becas más pequeñas podrían ayudar a convocar a entidades interesadas y comenzar un programa piloto. Los subsidios de menor cuantía se utilizarían para ampliar programas basados en la experiencia de efectividad, lo cual podría incluir el desempeño de las tasas de graduación, tasas de colocación de empleo y salarios percibidos del pasado. Aprovechando la iniciativa de colegios comunitarios del Presidente, la cual se conoce como subsidios para capacitación profesional y estudios en colegio comunitario para cambio de oficio y para el cual el año 2014 fue el último en que se otorgaron fondos, los cuales ayudarán a los colegios comunitarios concentrarse más en conseguir empleo para los estudiantes.

Tomar ventaja de programas locales y estatales. El año pasado, Tennessee y la ciudad de Chicago iniciaron programas gratuitos en colegios comunitarios.  En el primer año del programa de Tennessee, 57,000 estudiantes, que representan casi el 90 por ciento de los graduados de escuela secundaria del estado, presentaron solicitud para estudiar en el programa. La beca va acompañada de asesoramiento universitario, orientación individualizada y servicio a la comunidad que, según la experiencia pasada, genera más inscripciones, persistencia y finalización de los estudios.  Esto se combina con los esfuerzos para motivar la innovación y las mejoras al inyectar dinero en los centros de estudios superiores que utilizan resultados de desempeño pasados en el éxito de los estudiantes y tienen una estrategia innovadora en la enseñanza profesional y técnica mediante los Tenessee Colleges of Applied Technology.  Estos centros tecnológicos tienen una graduación del 80 por ciento y una tasa de colocación en el empleo del 85 por ciento.

Aprovechamos la trayectoria de progreso. Desde que asumió el cargo, el Presidente Obama ha tomado medidas para ampliar el apoyo del gobierno federal a fin de ayudar a que más estudiantes puedan pagar la universidad, exigiendo al mismo tiempo que se comparta la responsabilidad para reducir los crecientes costos de acudir a la universidad.  A continuación se muestran los logros más importantes:

Se duplicó la inversión en los subsidios Pell: El Presidente aumentó la cantidad máxima que se otorga de la beca Pell a $5,730 para el periodo escolar 2014-2015; un aumento de casi $1,000 desde 2008. Se amplió la cantidad de personas que reciben la beca Pell en un 50 por ciento en ese mismo periodo.

Se ampliaron los créditos tributarios: En 2009, el Presidente Obama implementó el crédito tributario de oportunidad para los estadounidenses con el fin de ayudar a las familias con los costos de la universidad, otorgando hasta $10,000 por cuatro años de matrícula universitaria.

Préstamos pagaderos mediante retención de sueldo: Todos los nuevos prestatarios ahora podrán limitar los pagos al 10 por ciento del sus ingresos. El Departamento de Educación inició el proceso de modificar sus reglamentos y pondrá a disposición de todo el nuevo plan sobre préstamos directos para diciembre de 2015. Se espera que beneficie hasta 5 millones de prestatarios.

Becas Primero del Mundo (First in the World Grants): En septiembre, el Departamento de Educación otorgó $75 millones a 24 centros de educación superior y universidades gracias al programa Primero del Mundo para ampliar el acceso a la universidad y mejorar el aprendizaje de los alumnos y al mismo tiempo reducir los costos.

Programa de calificación de universidades: El Departamento de Educación sigue desarrollando un sistema de calificación de universidades para el año escolar 2014-2015 que reconocerá a las instituciones que se destacan por matricular a estudiantes de todo origen, se concentran en mantener la asequibilidad y tienen éxito en ayudar a los estudiantes a graduarse con un título universitario o diplomado que los beneficie.

Becas de capacitación en el trabajo: Mediante el programa de capacitación profesional y estudios en colegio comunitario para cambio de oficio, más de 1,000 instituciones han recibido $2,000 millones en fondos federales a fin de crear programas de formación y capacitación, colaborar de manera estrecha con los patrones y los sectores que preparan a trabajadores para empleos de alta demanda en sus economías regionales, tales como atención médica, tecnologías de la información y energía. Éstos programas han mostrado éxito en etapas iniciales: hasta el final del año fiscal 2013, entre las casi 164,000 personas que se habían inscrito en estos programas, el 88% finalizó un programa o siguió estudiando el segundo año del mismo.

Cumbre de la Casa Blanca sobre colegios comunitarios: En octubre de 2010, el presidente convocó a los líderes de colegios comunitarios así como a sus académicos y estudiantes, líderes empresariales, organizaciones de filantropía y otros expertos de desarrolló profesional de la fuerza laboral para celebrar la primera cumbre de la Casa Blanca dedicada al papel que desempeñan los colegios comunitarios en nuestras iniciativas para aumentar la cantidad de graduados universitarios y prepararlos para qué vayan a la cabeza de la fuerza laboral del siglo XXI.

Centro para el análisis de preparación para acudir a la universidad: En agosto pasado, el Departamento de Educación lanzó un centro para el análisis de preparación para acudir a la Universidad con un fondo de $10 millones aportado por el Instituto para las Ciencias de la Educación que se dedica a intensificar la evaluación, investigación y apoyo de iniciativas de preparación para la universidad en todo el país. Este centro de análisis lleva un registro de las prácticas actuales en la enseñanza de inglés y matemáticas para identificar prácticas de instrucción innovadoras que mejoren el éxito del estudiante.

Llamada a tomar acción sobre las oportunidades de acudir a la universidad: En diciembre pasado, el Presidente, el Vicepresidente y la Primera Dama se reunieron con presidentes de universidades y líderes de organizaciones no lucrativas y fundaciones y otras instituciones para anunciar más de 600 compromisos en pro de que haya más graduados de la universidad. Los colegios comunitarios se comprometieron de manera individual y en colaboración con los distritos escolares vecinos y las universidades de cuatro años para que la transición del estudiante entre estas no tenga complicaciones, se desarrollen opciones de estudios y profesiones claras y se implementen estrategias para aumentar la finalización de los programas STEM por parte del estudiante, así como establecer medidas más precisas del progreso y éxito de este.